top of page
  • Foto del escritorJesús del Sol Ontalba

CÓMO ACABAR CON LOS MALOS HÁBITOS

Hola!

La semana pasada hablábamos sobre las claves para formar de nuevos hábitos. Sin embargo, también puede darse el caso contrario: que nuestro propósito sea deshacernos de un mal hábito, pero no saber cómo hacerlo de manera eficaz.

En primer lugar, debemos tener claro qué es lo que hace que un hábito sea malo. Se considera un hábito no saludable a aquellas conductas que realizamos de forma repetida y que suponen un perjuicio para nuestro bienestar, afectando a nuestra salud física y/o mental. Es común que estos hábitos surjan para intentar manejar ciertas emociones, como la ansiedad o la tristeza. Algunos de los más frecuentes son: fumar, beber en exceso, morderse las uñas, comer de forma impulsiva, etc.


PRINCIPALES CONSECUENCIAS DE LOS HÁBITOS NO SALUDABLES

· Mayor riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, respiratorias, etc.

· Mayor riesgo a desarrollar trastornos psicológicos (ansiedad, depresión, adicciones…)

· Deterioro de las relaciones sociales y/o familiares.

· Menor desempeño laboral y/o académico.

¿CÓMO PODEMOS ACABAR CON LOS MALOS HÁBITOS?

1. Define tu mal hábito. Concreta lo máximo posible qué conductas forman tu hábito poco saludable (por ejemplo: fumar un paquete de tabaco al día; ¿cuándo lo hago?: antes de desayunar, después de desayunar, 4 o 5 a lo largo de la mañana, esperando a que salgan los niños del colegio, mientras hago la comida, después de comer, varios durante la tarde, mientras hago la cena, después de cenar y antes de acostarme)

2. Hazte consciente de por qué has tomado la decisión. Elabora una lista con lo que vas a ganar y lo que vas a perder eliminando tu mal hábito y asegúrate de que quieres dar el paso.


3. Elabora un plan de acción. Anticípate a los momentos en los que es más probable que lleves a cabo el hábito y piensa en una actividad alternativa que puedas realizar entonces (siguiendo con el ejemplo del tabaco, si sabemos que nada más levantarnos fumamos un cigarro para empezar el día tranquilos/as, podemos cambiar ese cigarro por 15 minutos de estiramientos, un podcast u otra actividad que nos resulte agradable).

4. Prevé las principales dificultades que pueden surgir y piensa en estrategias para paliarlas. Por ejemplo, si la actividad alternativa que has elegido es hacer deporte nada más levantarte, pero sabes que te puede dar pereza, puedes dejar preparado lo que vayas a necesitar antes de dormir.

5. Empieza con el cambio poco a poco. No quieras eliminar un hábito de golpe, porque con mucha probabilidad perderás el control y volverás a retomarlo.

6. Prémiate por cada avance que consigas (aunque sea pequeño). Sabemos que la única manera de hacer que una conducta se repita es reforzándola. Por tanto, ¡recompénsate por tus logros! Eso sí, el premio no debe ser aquello que estamos intentando eliminar.

Como en el caso de la formación de hábitos saludables, para eliminar los malos hábitos también puede ser necesaria la ayuda de un profesional. Si ese es tu caso, no dudes en contactar conmigo. Puedes encontrarme en mis redes sociales o a través de mi página web.




Experimenta el cambio, siempre el bienestar


66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page